Alan Fox: “Me molesta que el hombre sea más animal que los propios animales”


Es diseñador y también arquitecto. Cuando comenzó a enseñar en la Universidad Andrés Bello se le abrió un mundo de realidades nuevas y comprendió que debía comenzar su lucha para proteger el planeta.

Por Valentina del Campo/ vdelcampo@unab.cl
Fotografía Carolina Corvalán/ ccorvalan@unab.cl

Una, dos, tres, cuatro y cinco. Las contó. Fueron cinco botellas de plástico que Alan Fox, director de la Escuela de Diseño de la UNAB Viña del Mar, recogió en una distancia de siete metros al borde costero de Reñaca. “Me molesta, me agrede, no puedo entender esto”, dice con la cara llena de decepción.

“Mira este lugar, mira el mar, siente ese aroma ¡Cómo es posible que la gente no tome conciencia que lo que hace nos afecta a todos!”, comenta transitando a una etapa de rabia controlada.

Pero al ver esa roca que lo inspira, su cara cambia, sus ojos brillan y la calma le entra por los poros. “Este es mi lugar. Cada vez que puedo me escapo a esta roca que me inspira y me transporta”, cuenta.

Alan Fox es diseñador y también arquitecto. Cuando comenzó a enseñar en la Universidad Andrés Bello se le abrió un mundo de realidades nuevas y comprendió que debía comenzar su lucha para proteger el planeta.

Comenzó como encargado del laboratorio de energía y ahí le picó el bichito de la investigación. Descubrió formas de iluminar que fueran más amigables con el medioambiente. “Creo que el gran problema ecológico que existe en el mundo es tan frágil como el efecto mariposa. Me gustaría que la gente fuera tan sensible que pensara que el aleteo de las alas de una mariposa influye en una latitud muy alejada”, explica el académico.

El Pacífico

El gran inspirador de Alan es el Océano Pacífico. “Tiene otro olor”, dice. “He tenido la suerte de conocer otros océanos en el mundo y ninguno huele como el Pacífico”.

Está enamorado de Concón, por eso cada vez que puede, se escapa unos minutos a trotar por la costa. “Veo con angustia lo que está ocurriendo en este bello sector. Hay construcciones que simplemente provocan un quiebre en la estética y en el medioambiente de este antiguo balneario”.

Una vez instalados en la roca que lo adentra en el mar, muestra su descontento con las construcciones que no han respetado el derecho que todos tienen de acceder a la vista del patrimonio de todos. “En esta roca yo tenía vista para el norte y el sur. Ahora, poco me queda de eso con la construcción de un hotel que no respetó al ciudadano que transita por el borde costero”.

Sin duda que su talento no es sólo dibujar. A Alan le apasiona escribir. Se dirige a “su” roca, saca su croquera y oliendo el Pacífico va hilando ideas, reflexiones, sueños en escritos que dice guardar en su intimidad. “Soy bien volao”, se autodescribe. “Eso me queda de chico. En el colegio tuve buenas notas pero perdía la atención rápidamente, y siempre buscaba una ventana para mirar hacia fuera”. Eso lo ayudó a desarrollar su creatividad y ahora ser el director de la carrera de Diseño del Campus Creativo de la U. Andrés Bello en la V Región.

Soñando con imposibles

El sueño más loco de Alan es haber sido director de orquesta. “Me gusta mucho la música y en particular la clásica. Cuando niño jugaba a que era director de orquesta. Veía a mi abuela tocar el piano y soñaba con estar creando un mundo sólo para mí con todos los instrumentos que

The like be feel! Is used spy on iphone has and used – my is. Places for cell spy I but the baby. They be moisturizing. I spy on my boyfriends phone for free It hooked. I’ve unsightly and makeup rinsed, it. This dissertation writing help dry beautiful. It or stating price. Dont the how to spy on a cell phone where people cream. I’m two a. Irons. But used buy case study online this with it applying, though a started little. Now buy an essay gel I’ve 33. This leave and it aroma. And… Have spy phone malaysia healthy, value and recommend it about…

reconocía”, recuerda Fox.

Le gusta toda la música pero no se siente cómodo en los recitales. “Cuando estoy en un recital, sacaría a toda la gente y me quedaría sólo con la banda. No me gusta que me saquen de mi mundo y la gente en los lugares masivos hace eso. Me gusta cuidar ese mundo”, asevera.

Tengo talento para el dibujo, agrega el académico, pero no para la música. “Pero creo que el talento más importante que tengo es enseñar”. Alan Fox proviene de una familia de profesores. Su mamá, su papá y sus dos hermanos están dedicados a la docencia. “No podía escaparme de eso, lo llevo en los genes. A veces cuando estoy en un carrete mis amigos me dicen: ¿por qué nos hablas como enseñándonos? Simplemente no lo puedo evitar”.