Calculan la huella de carbono de la III edición del Festival Lollapalooza


El Centro de Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello -entidad que calculará las emisiones de CO2 – incluirá aquellas estimaciones asociadas a la forma en qué llegaron los asistentes al mega evento musical.

Las emisiones directas e indirectas de CO2 emitidas durante el Festival de Lollapalooza, en su tercera edición, serán medidas por el Centro de Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello. Por primera vez, se incluirá una estimación de las emisiones asociadas a cómo llegaron las personas al festival, consideradas unas de las más altas.

“Esta es la tercera vez que se mide la huella de este evento”, cuenta el alumno de la carrera de Ingeniería Ambiental de la UNAB y Jefe de Gestión de Residuos Sólidos del Equipo Espíritu Verde de Lollapalooza Chile, Gonzalo Ormeño.

“Esta idea de concierto viene de Chicago, Estados Unidos y las iniciativas de los organizadores es la protección del medioambiente, por lo tanto, se pone como disposición importante que existan iniciativas verdes en la organización de los dos días de conciertos”, comenta.

Medir la huella es de alta complejidad por la cantidad de asistentes, según indica Ormeño. Por eso, en países como Brasil aún no tienen los registros de huella de carbono que produjo el recital el año pasado.

“Para lograr medir la cantidad de CO2 del evento musical es necesario la recopilación de información de todos los viajes realizados por los artistas y producción, además del consumo energético de electricidad y generadores. Este cálculo incluye la cantidad de carga en instrumentos y amplificación de cada banda”, dice el Director del Centro de Sustentabilidad UNAB, Marcelo Mena.

Viajes y CO2

Otra información relevante para calcular la huella es la emisión de combustible del proveedor, la cantidad de veces que debe viajar el camión a buscar los fierros para armar los escenarios, por ejemplo, y la distancia que recorre.

El académico de la UNAB  explica que el objetivo de este tipo de mediciones es que con acciones concretas la producción y las propias personas que participan de Lollapalooza logren reducir su propia huella. “Por ejemplo, utilizando transporte pública y bicicletas, en vez de autos, o explorando en utilizar generadores con biocombustibles”, comenta el experto en sustentabilidad.

De acuerdo a Gonzalo Ormeño, una de las conclusiones de la medición de la huella de conciertos como Lollapalooza es que son “los artistas el mayor foco de contaminación”, esto porque los vuelos en aviones son lo que aumentan muchísimo la huella. Para reducirla, propone que los mismos artistas entreguen mensaje de protección en sus presentaciones, para que la gente tome conciencia y opte por acciones verdes.

“Los proveedores de este evento van cambiado su actitud de un año a otro. Se van dando cuenta que a ellos también les conviene económicamente tener una actitud sustentable, porque si llevan los camiones a su capacidad máxima, serán menos los viajes que deberán hacer, y por lo tanto, los fletes serán más baratos para ellos. Acá todos ganan”, concluye el estudiante de Ingeniería Ambiental.


Débora Gutiérrez
dgutierrez@unab.cl

Mirada Sustentable

 

dsc00519 dsc00515 dsc00514 dsc00513 dsc00503 dsc00499 dsc00497 dsc00496


Pronósticos UNAB


Temperaturas Vientos

Destacado




Video



Expertos


Ahorra energía

Evita dormirte con la TV o el PC encendido.

-->

Sitios UNAB