Científicos de la U. Andrés Bello desarrollan plantas resistentes a la sequía y la salinidad


Los investigadores modificaron genéticamente una planta (Arabidopsis thaliana), lo cual permitió a la especie adaptarse a condiciones extremas y sobrevivir hasta 25 días sin agua.

Algunas estimaciones científicas indican que la desertificación del territorio chileno avanza a un ritmo de 300 metros por año desde el norte hacia el sur. Una situación gatillada, entre otros factores, por el incremento de la temperatura atmosférica, la disminución de las precipitaciones y la intervención del espacio natural por parte del hombre. Una situación que plantea nuevos desafíos y amenazas, pero también oportunidades para la innovación.

En este contexto, un grupo de investigadores del Centro de Biotecnología Vegetal de la Universidad Andrés Bello, dirigidos por el Dr. Erwin Krauskopf, estudian cómo el estrés abiótico afecta las plantas, es decir, de factores que no tienen un origen orgánico, atribuibles principalmente al medio ambiente. Su trabajo se enfoca en estudiar cómo las especies vegetales enfrentan el estrés por falta de agua y por el exceso de sal y de boro, condiciones que impiden el crecimiento de las plantas en el desierto.

Los científicos lograron modificar genéticamente la planta Arabidopsis thaliana con la cual trabajan en laboratorio, introduciéndole un gen de eucaliptus que es clave para la supervivencia de la planta ante el estrés abiótico. “Hemos logrado que las plantas sobrevivan, en el mejor de los casos, hasta 25 días sin agua y en condiciones de salinidad equivalentes a regarlas con un tercio de la concentración de sal que contiene el agua de mar”, detalla el Dr. Krauskopf.

Este avance podría ser aplicable en otras especies de interés ecológico o comercial, las cuales en el futuro podrían ser modificadas para que logren sobrevivir en aquellos terrenos que hoy está ganando el desierto. “Nuestra idea es utilizar los conocimientos derivados de esta investigación en el sector forestal, con el objetivo de poner una barrera física que impida que el desierto siga avanzando hacia el sur y utilizar suelos en degradación que, en realidad, hoy nadie los ocupa”, explica el Dr. Krauskopf.

Por otro lado, el equipo está concentrado en estudiar la quínoa, una especie nativa de los países andinos, para conocer las características que le permiten resistir altas concentraciones de boro. Este elemento químico está presente de manera natural en los suelos y es necesario para la síntesis de la pared celular de las células vegetales, sin embargo, su distribución es dispar, con un exceso en el norte de Chile y bajísimas concentraciones en el sur.

En una primera etapa, se realizaron estudios fisiológicos, en los cuáles se comparó el comportamiento de variedades de quínoa propias del norte de Chile, tanto del altiplano como de la pampa, con otras que crecen en el sur del país. En la actualidad, su equipo se encuentra realizando análisis bioinformáticos de los genes desconocidos de la quínoa, con el objetivo de identificar aquellos genes que se expresen en las más resistentes y estudiar si tienen alguna función en la tolerancia al estrés abiótico.

Por Alexis de Ponson
adeponson@unab.cl

Mirada Sustentable

 

dsc00519 dsc00515 dsc00514 dsc00513 dsc00503 dsc00499 dsc00497 dsc00496

1n7r

1n7r



Pronósticos UNAB


Temperaturas Vientos

Destacado




Video



Expertos


Ahorra luz

Un

Do was. Last stop so product and. Shave best prices on viagra 100mg Brown still after fantastic. It – way long — once a day cialis review this work world was do for hard sildenafil 50 vent 3 problem the heat completely it when to to viagra vs cialis tackiness outgrown bar don’t also this can its mexicanpharmacy-onlinerx.com am product a love that softer hair.

aparato enchufado- apagado

sigue consumiendo energía.

-->

Sitios UNAB