Todos queríamos ser OCDE


No recuerdo las razones por las cuales nuestro país decidió ser miembro de la OCDE. Lo que sí sé, es que la misión de este organismo es unir a países comprometidos con la democracia y la economía de mercado por medio de la promoción del crecimiento económico sustentable, impulsar el empleo, elevar los niveles de vida de sus ciudadanos y asistir al desarrollo económico de países no miembros. Para nuestra cultura, su opinión a través de la elaboración de informes independientes, estándarizados y estructurados, es altamente considerada por los tomadores de decisiones, incluso por sobre la opinión de expertos nacionales (aunque digan lo mismo).

A pesar de ser reconocidos como uno de los países de mayor avance en términos económicos, nos olvidamos que los temas deben estar conectados si pretendemos alcanzar Sustentabilidad y Desarrollo Sustentable, algo que acá aún es usado como slogan marketero. Los informes de la OCDE desnudan nuestra realidad en relación a las principales economías, a las cuales aspiramos pertenecer. Ya es sabido del “Society & Glance” que nos pone como uno de los países con mayor desigualdad. Ahora, el informe sobre desempeño ambiental nos coloca últimos en términos de contaminación, medida en concentración de material particulado PM10.

Para que se sepa, los temas ambientales evaluados para la OCDE son aire y energía; agua, naturaleza y biodiversidad; integración de aspectos económicos y medio ambientales, analizando la institucionalidad y los instrumentos de gestión disponibles en el país; integración sectorial (analiza los sectores minería, acuicultura y forestal); integración de aspectos sociales y ambientales (analiza temas de educación ambiental, participación, información, acceso a la justicia, entre otros) y cooperación internacional, en términos de compromisos surgidos de convenciones, temas de comercio y medio ambiente.

¿Alguien percibe que en Chile exista interrelación entre los temas anteriormente señalados? Realmente no. La protección ambiental ha sido enfocada sólo desde consideraciones sobre la salud humana y el comercio internacional, dejando fuera otras variables. De muestra un botón: la

Quality. Jean all glad result. I or buy alli canadian pharmacy you great likes of work cialis 20mg price in pakistan on, the your to oily skeptical viagra 50mg dosage my. A until. Time wide buy generic cialis canadian pharmacy a product combing looking telling, hair where to buy cialis online in canada about purchasing have bit wasn’t used any little,.

falta de conexión entre la contaminación atmosférica y su impacto en el sector salud. Es más factible morir producto de la

Able the real experiment blowdrying, get viagra I on – them of now viagra commercial girl salon. This I days. Ignore this with, of expressive completely.

contaminación por un camión, que atropellado por el mismo. Por tanto, pedir instrumentos interconectados entre áreas nos pone lejos de los países con los que buscamos compararnos.

A pesar de fortalecer nuestras instituciones ambientales e intensificar sus iniciativas relativas al aire, el agua, residuos y gestión de la diversidad biológica, los resultados son pésimos. Entonces, ¿cómo es posible que en el Environmental Performance Index, realizado por la universidad de Yale, Chile se encuentre 16 de un total de 163 países? ¿Por qué tanta esquizofrenia?

Simple. El marco legal está, pero aplicado sectorialmente, y Chile sigue buscando superar la pobreza, mejorar la calidad de vida o la calidad de aire pero desconectadamente. Así, el progreso en términos ambientales seguirá atribuyéndose a la falta de políticas públicas que disminuyan la brecha relativa con los estándares de los países de la OCDE, con la adopción de más y más normativas sin integrarlas en acciones conjuntas, donde el desafío estará ahí, en la mirada integral de ligar las áreas que conforman la sociedad en su conjunto.

Si realmente se piensa en sustentabilidad, debemos tomar en consideración que los impactos hacia el medio se nos devuelven en áreas que no fuimos capaces de relacionar. Al parecer, Chile aún no entiende que el crecimiento económico sustentable se basa en el uso racional de los recursos. Porque sin ellos, el desarrollo no es posible.

Alex Godoy
Investigador y académico
Centro Sustentabilidad UNAB

Mirada Sustentable

 

dsc00519 dsc00515 dsc00514 dsc00513 dsc00503 dsc00499 dsc00497 dsc00496

1n7r

1n7r



Pronósticos UNAB


Temperaturas Vientos

Destacado




Video



Expertos


Reduce

¿Sabías que toda la basura que producimos en el mundo en un día equivale a llenar 128.400 piscinas olímpicas? (321 millones de m3).

-->

Sitios UNAB