Ecuador, un ejemplo de sustentabilidad


El recién acuerdo entre Ecuador y la ONU respecto a no explotar importantes reservas de petróleo, a cambio de una compensación monetaria, debe ser utilizado como un ejemplo de intereses políticos para solucionar problemas internos relacionado con el medioambiente, las culturas de pueblos originarios, y al mismo tiempo, un aporte a la sustentabilidad.

Es un acuerdo sin precedentes. Implica asumir que la riqueza interna de un país no sólo son sus recursos no renovables más preciados por el mundo desarrollado, sino que también lo son la biodiversidad biológica y cultural de los pueblos que componen la nación. Implica reconocimiento y respeto. En este aspecto, Ecuador no sólo debe haber considerado la no explotación petrolera y consecuente destrucción de la selva, sino que, además, los costos asociados a la pérdida de la riqueza biológica y cultural. Es decir, los costos ambientales como resultado de la contaminación producto de la explotación y los efectos sociales que implica la alteración de las costumbres ancestrales, migraciones y enfermedades.

Ecuador analizó los costos asociados a estas explotaciones que generalmente son transferidos a la nación y sus habitantes, no así las ganancias. Hoy este país da un ejemplo, que espero sea seguido por otras naciones del continente. Existen muchos conflictos en donde las decisiones de los gobiernos centrales influyen sobre la vida de personas a cientos de kilómetros. En donde se reemplazan el paisaje natural, el estilo de vida de las personas, la biodiversidad y la economía local por monumentos monstruosos que representan los estilos de vida y necesidades de economías globales y ajenas a los intereses de las comunidades locales. Termoeléctricas, hidroeléctricas, celulosas, cultivos intensivos y masivos, entre otros proyectos que dañan con un sin número de consecuencias.

Doctor Gonzalo Medina Vogel MV. PhD

Director Doctorado en Medicina de la Conservación

U. Andrés Bello