Isla Galápagos, biodiversidad en riesgo


Catalogada como la “mejor isla del mundo” por su impresionante biodiversidad, el maravilloso conjunto de 58 islotes ecuatorianas dejó de ser reconocido como patrimonio mundial en riesgo. Ambientalistas salieron en defensa de un ecosistema hoy asediado por turistas, pescadores y especies invasoras.

Fue una decisión no exenta de polémicas. El Comité de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO decidió el miércoles remover el paraíso ecológico de Isla Galápagos (Ecuador), ubicada a 1000 kilómetros del litoral ecuatoriano, de su lista de Patrimonio Mundial en riesgo.

14 votos contra cinco permitieron que uno de los lugares de mayor riqueza biológica de América Latina dejara de tener una categoría especial de protección. La justificación de la UNESCO fue clara y señaló que la decisión se tomó “tras analizar los informes sobre el estado de conservación de las Islas Galápagos y comprobar que el gobierno del Ecuador tiene el compromiso de continuar mejorando el estado del archipiélago”.

La decisión causó la reacción inmediata de ambientalistas quienes señalaron que la biodiversidad de la zona está aún asediada por el turismo, los pescadores y las especies invasoras. Este mismo argumento fue utilizado para que Galápagos, tres décadas después de ser declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1978, fuera incluida en lista de Patrimonio Mundial en riesgo. En 2010 y por segundo año consecutivo, en tanto, obtuvo el título de “Mejor Isla” otorgada por la revista de viajes Travel+Leisure.

Isla amenazada

Para Alejandro Simeone, director del Departamento de Ecología y Biodiversidad de la U. Andrés Bello, esta decisión es hasta cierto punto esperable. “Galápagos ha tenido mucha inyección de dinero, sin embargo, no se ha atacado las principales causas que actualmente lo mantiene en bajo amenaza, entonces no se ataca el problema de fondo”, indica el experto.

El experto indica que la isla es la mejor del mundo en términos de endemismo por lo tanto un laboratorio mundial del que aún tenemos mucho que aprender. “Hay que recordar que ahí es dónde se gestó la teoría evolutiva” La reacción del dueño de casa, por lo tanto, será vital asegura el experto en biodiversidad, por lo que no se quedarán de brazos cruzados. “Hay una presión social muy fuerte en la Isla y muchas exigencias que no se han cumplido, por lo que ahora es momento de tomarse el patrimonio muy en serio”, asegura.

Jimena Araya
jimenaaraya@unab.cl