Chile presentó proyecto para ampliar Reserva de la Biosfera Las Araucarias


La solicitud será debatida por la Unesco en su reunión de la próxima semana. Mitzi Acevedo, Directora de la carrera de Ecoturismo de la Universidad Andrés Bello, explica la importancia de estas zonas creadas para fomentar una relación equilibrada entre la humanidad y el medioambiente.

En septiembre de 2007 los Bosques Templados Lluviosos de los Andes Australes, zona ubicada en la Región de los Lagos y en la Región de los Ríos, fue la novena área de nuestro país en ser nombrada por la Unesco como Reserva de Biósfera. La próxima semana se debatirá la ampliación de la Reserva Las Araucarias en la Región de la Araucanía; sin embargo, pocos son los chilenos que entienden lo que significa esta designación.

Mitzi Acevedo, directora de la carrera de Ecoturismo de la Universidad Andrés Bello y una de las consultoras responsables nombramiento de la Reserva de Cabo de Hornos el 2005, explica que “esta categoría son áreas de ecosistemas terrestres y costeros reconocidos internacionalmente en el marco del Programa Hombre y Biosfera (MAB), promovido por la UNESCO para fomentar una relación equilibrada entre la humanidad y el medio ambiente”.

Para lograr estas designaciones, los países proponen zonas de su territorio con determinadas características y una vez que se les otorga la calidad deben combinar tres funciones: conservación de paisajes, ecosistemas, especies y diversidad genética; el fomento de un desarrollo humano, económico, ecológico y culturalmente sostenible; y el apoyo logístico que comprende investigación científica, seguimiento, formación y educación relativas a la conservación.

Reserva ampliada

La iniciativa de ampliar la Reserva de la Biosfera plantea una expansión desde los actuales 93 mil hectáreas, que incluye al Parque Nacional Conguillío y la Reserva Nacional Alto Bio-Bío a más de 1.140.000 ha. Su condición actual de áreas dispersas y alejadas de los centros económicos, argumentan, no han proporcionado las condiciones necesarias para que la reserva responda los actuales criterios de nominación definidos por la Unesco.

Estas reservas son importantes para la conservación porque constituyen una Red Mundial, explica Mitzi Acevedo, que promueve el intercambio de información, experiencias y personal científico. Por otro lado, indica las Reservas de Biosfera, son vastas áreas de tierra y agua que contribuyen al mantenimiento de los ciclos biológicos evitando la erosión edáfica, manteniendo la fertilidad del suelo, regulando caudales de ríos, recargando acuíferos, reciclando nutrientes y absorbiendo contaminantes del aire y del agua.

Chile actualmente cuenta con nueve Reservas de la Biosfera ubicadas de norte a sur:

- Reserva Lauca, que comprende el Parque Nacional Lauca, el Salar Surire y la Reserva Nacional Los Flamencos, en la Región de Tarapacá (1981)

- Reserva Fray Jorge, con el Parque Nacional Fray Jorge en la Región de Coquimbo (1977)

- Reserva Archipiélago de Juan Fernández, que incluye las islas Santa Clara, Marinero Alejandro Selkirk y Robinson Crusoe, en la Región de Valparaíso (1977)

- Reserva La Campana, en la Región de Valparaíso (1984)

- Reserva Las Araucarias, con los Parques Nacionales Conguillio y Villarrica, en la Región de la Araucanía (1983)

- Reserva Laguna San Rafael, Región de Aysén l (1979)

- Reserva Torres del Paine, en la Región de Magallanes  (1978)

- Reserva de Biosfera de Cabo de Hornos, en la Región de Magallanes, abarca 4,9 millones de hectáreas, de las cuales tres son acuáticas y 1,9 terrestres, incluyendo los parques nacionales Alberto de Agostini y Cabo de Hornos. (2005)

- Bosques Templados Lluviosos de los Andes Australes, ubicada en la Región de los Lagos y en la Región de los Ríos, que comprende los Parques Nacionales Vicente Perez Rosales y Puyehue (2007).