Una nueva vida para los desechos y residuos en Chile


Restos de cabello humano que sirven como filtro para la contaminación y desechos de madera que se presentan como una fuente de alternativa energética, son las propuestas que desarrollaron dos Ingenieros Ambientales de la Universidad Andrés Bello en busca de darle valor a residuos que estaban destinados a su muerte natural.

Que el desecho de cabello humano tiene innumerables utilidades es algo que cuesta imaginar. Pero lo cierto es que si de valorar un residuo se trata, el pelo, ese que los peluqueros cortan de manera apasionada con navaja o tijera puede tener un destino bastante útil y ecológico.

En una investigación de valorización del residuo, Eugenia Morales Ingeniera Ambiental de la Universidad Andrés Bello, propone a empresas que apoyan proyectos innovadores la creación de una alfombra sorbente a base de restos de cabello humano que puede ser utilizada en caso de emergencia ambiental como derrames de petróleo.

En su proyecto consideró las propiedades del cabello humano para absorber derrames de petróleo en el mar y en los relaves mineros, como filtros para la contaminación y su capacidad para capturar emanaciones de tóxicos.

Esta alfombra se fabricaría solo a base de pelo humano sin ser mezclado con fibras naturales. Un producto bastante útil considerando que en una semana es posible reunir más de 100 kilos de cabello humano solo en las peluquerías de la Región Metropolitana.

Una alternativa de energía renovable

En la búsqueda de fuentes alternativas de energía que permitan diversificar la matriz energética, residuos como el aserrín, virutas, pallets y general restos de la construcción, o desechos de la industria secundaria de la madera se presentan como una solución; su combustión no incrementaría los niveles de CO2 en la atmósfera.

Usualmente los desechos de madera, muy usados en la construcción, van a parar a los rellenos sanitarios y los vertederos clandestinos. Sin embargo, tras un extenso estudio ambiental y económico, Rodolfo Granifo, Ingeniero Ambiental de la U. Andrés Bello concluyó que la Región Metropolitana está en condiciones para reutilizar la madera del sector de la construcción, industria del embalaje y de centros de acopios o barracas, con fines energéticos.

De acuerdo a lo que explica el profesional, la reutilización de madera secundaria traería grandes beneficios para Santiago. Uno de ellos es el ahorro de emisiones de 8.476,7 toneladas de CO2 por año. Esto equivaldría a que unos 47.100 vehículos livianos a bencina dejasen de recorrer 100 kilómetros durante un año.

Toneladas de CO2

En la investigación el académico determinó que por cada tonelada de residuos de la madera que no es arrojada a un relleno sanitario, se ahorran 1,5 kilogramos de CO2 anualmente. Entonces, la no disposición en un relleno sanitario de 4.876 toneladas de residuos de la madera, estarían ahorrando 7,3 toneladas de CO2 anualmente

El profesional explica que los equipos de combustión son calderas de vapor. Su funcionamiento consiste en que el combustible (residuos de la madera) es quemado para generar calor, el cual calentará agua hasta generar vapor de alta temperatura y alta presión. Este vapor alta presión, es utilizado para mover un generador eléctrico, que producirá finalmente electricidad. Estos equipos son llamados turbinas a vapor.

Granifo explica que si bien la quema de los residuos de la madera genera una mayor cantidad de CO2, éste no es contabilizado, debido al ciclo natural del carbono desarrollado por los árboles, pero se debe considerar que para que este ahorro sea válido, los residuos de la madera utilizados, deberán provenir de plantaciones forestales sustentables.

Mirada Sustentable

 

dsc00519 dsc00515 dsc00514 dsc00513 dsc00503 dsc00499 dsc00497 dsc00496


Pronósticos UNAB


Temperaturas Vientos

Destacado




Video


25 años U. Andrés Bello


Expertos


Pedalea

Muévete en

bicicleta.

-->

Sitios UNAB