El destino de los escombros tras el terremoto


En Santiago la falta de sitios acopio final para escombros producto del terremoto, además de la lentitud del servicio de recolección, ha provocado que calles, canchas de fútbol y sitios eriazos se conviertan en posibles basurales y un futuro problema sanitario. Por eso, de acuerdo a la Intendencia Metropolitana, Santiago podría contar en los próximos días con cinco nuevos espacios de disposición final para residuo sólidos.

Pero estos nuevos lugares de acopio, deben contar con una evaluación ambiental adecuada, considerando aspectos tales como la distancia a la población cercana, aspectos hidrológicos e hidrogeológicos, por ejemplo. Además, necesitan de un análisis ambiental preventivo, porque de lo contrario serán una solución de urgencia que en un mediano o largo plazo se podrían transformar en un problema de difícil solución.

Pero a la falta de lugares de disposición final de escombros se suma también el problema del traslado. Solo en Santiago, calculan, tendría un costo de 9 mil millones de pesos, ello sin considerar las regiones VII y VIII que son las más afectadas por el terremoto.

La preocupación mayor con la gran cantidad de escombros que existen tras el este sismo de grandes dimensiones es en qué condiciones van a funcionar los nuevos lugares de disposición final, ya que de ser gratuitos, surge la duda sobre cómo serán habilitados y manejados.

Cristian Araneda
Académico Cátedra Residuos Sólidos
Universidad Andrés Bello